• La obra es un viaje entre el dolor humano, la redención y la poesía escénica representado por un elenco de 12 extraordinarios actores
  • Temporada arrancará este 2 de setiembre y se extenderá hasta el 6 de noviembre; ya hay funciones agotadas

El Teatro Espressivo estrenará este viernes 2 de setiembre una de las obras teatrales más importantes del año en el país: La isla de los hombres solos, texto de Caridad Svich inspirado en la novela de José León Sánchez.

Las 30 funciones llevarán al público por un viaje entre el dolor humano, la poesía escénica y la redención de la mano de Jacinto, el preso #1713 de la isla. Es un recorrido a lo largo de los años y para disfrutarlo solo se requiere de una mente abierta para disfrutar el arte.

La dirección es del experimentado José Zayas, director neoyorquino que regresa a Costa Rica luego del éxito de adaptación de La casa de los espíritus, de Isabel Allende.

Junto a él participa un elenco de 12 extraordinarios actores encabezados por Pablo Morales, en el papel de Jacinto. Además de Carlos Miranda, Carlos Alvarado, Melvin Jiménez, Erick Córdoba, Antonio Rojas, Douglas Cubero, Manuel Martín, Arturo Campos, Gerardo Arce, Isaac Talavera y Amadeo Cordero.

Zayas explicó que la obra no es literal a lo que se narra en el libro. Para él es importante que se respete la historia, sin embargo cree necesario que se traicione la novela para crear algo nuevo, con la capacidad de sorprender al público.

Por eso adelantó que hay algunos personajes que no aparecen y otros como Jacinto se muestran muy interesantes porque va compartiendo su vida como capas. De esta forma el protagonista se aleja de ser literal, como en las páginas de la novela.

Luego de leer el libro, de hablar personalmente con José León Sánchez y de un mes de ensayos intensos, el director está convencido que la obra logra transmitir todas las emociones del mayor best seller de la literatura costarricense.

“Creo que se va a sufrir como en el libro, pero también hay una poesía exquisita. Es el testimonio de un artista, este tiene una belleza entre toda la monstruosidad que se narra y la puesta en escena está captando toda esta idea”, detalló el director.

Zayas está confiado que el resultado gustará al autor del libro y al público. Recordó que meses atrás José León Sánchez le expresó su confianza y le dio puerta abierta para que hiciera “lo que él quisiera”.

El resultado es un trabajo respetuoso que al final se convertirá en un diálogo entre la obra y el público. Es de esperar que los lectores de la novela sientan que la están redescubriendo y entre quienes no la leyeron se despertará la curiosidad por ir al texto original.

Para contar la historia de La isla de los hombres solos se trabajó con una propuesta que integra escenografía, luces, maquillaje y vestuario cuidado con precisión.

“Tenemos una escenografía exquisita, pesada, monolítica, mientras que lo audiovisual nos lleva a un mundo de poesía que nos saca del dolor y nos pone junto a los prisioneros en otro lugar. Los efectos de maquillaje nos enseñarán las cicatrices y el vestuario se complementa muy bien, a pesar que los personajes están casi desnudos en la isla, porque no tenían mucha ropa”, agregó Zayas.

Voz de los protagonistas

El actor Pablo Morales describe esta obra como una historia delirante, donde se vive de cerca el drama de un personaje que está encarcelado. Pero también es la aventura en la que el protagonista manipula la historia de este tiempo que permanece en el presidio, para entretenimiento de él y del público.

“La obra tiene partes de un verdadero dolor, tristeza y verdadero drama humano, pero también tiene una parte que invoca otras emociones. Van a ver un trabajo que tiene un alto nivel actoral, con un nivel de trabajo de ensamble teatral que pocas veces se trabaja en el país”, afirmó Morales.

El protagonista es consciente que las escenas de tortura impactarán, no obstante de lo que más le impactó como histrión son los monólogos de Jacinto. Estos proponen un juego escénico con cambios abruptos, que al mismo tiempo invitan al disfrute del texto de Svich.

Por su parte el experimentado Carlos Alvarado define La isla de los hombres solos como una obra dramática visualmente espectacular, con un contenido muy profundo donde se juega con la poesía y la realidad.

“Todo lo que pasa en la obra está muy planeado, es como una cirugía en donde cada movimiento esta muy estudiado pero tiene que parecer muy natural. A eso se le suma la sincronía con las luces, el sonido, todo tiene que calzar milimétricamente”, comentó Alvarado.

Las funciones de La isla de los hombres serán los días viernes y sábados a las 8 p.m. y los domingos a las 6 p.m.  Las  entradas para disfrutar de este gran espectáculo tienen un valor de ¢10.000 (general) y ¢15.000 (VIP). Estas se pueden comprar el la boletería del teatro todos los días desde las 9 a. m. hasta las 6 p. m., al teléfono 2267-1818 y en la boletería electrónica del sitio web oficial de la obra www.isladeloshombressolos.com

Para tarjetahabientes Credomatic hay un 25% de descuento en las funciones de los viernes.

Bajar